martes, 10 de marzo de 2009

Fin de Año Montañero - Montaña Palentina

Aquí va la segunda parte del fin de año montañero.

El día 30 de Diciembre, decidimos ir a escalar hielo a la zona de Valdecebollas. Dejamos la furgo en un lateral de la carretera que sube a El Golobar (la verdad es q no se si es con b o con v), la nieve y el hielo no permitían la circulación. Así pues: Bea, Kike, Robert, Isra, Sofía, las dos perras de estos últimos y yo, echamos a andar. Por delante nos quedaban cuatro penosos kilómetros por la carretera, donde la nieve sólo en ocasiones dejaba ver el quitamiedos. Tras la carretera, llegamos al "hotel" abandonado de El Golobar, donde paramos a comer algo y beber. A partir de aquí nos queda una subida de unos 200-300m hasta un collado, esta se hizo durilla pues el viento que pegaba de frente jodía bastante. Al llegar al collado, en ligero franqueo hacia nuestra izquierda se accede a los cortados rocosos que formarn "La Ola" y demás cascadas, pero nosotros tomamos mal el camino y dimos un rodeo. El caso es que al llegar a pie de vía llevábamos unas 3 horas de curre con el peso de tornillos, cuerdas, cintas, piolets, q no es para nada despreciable. Yo ya estaba petao pero tocaba escalar. Había una niebla densa q en ocasiones nos permitía ver el valle y un viento gélido q no hacía nada agradable la "estancia" a pie de vía, si no que se lo pregunten a las perras q lo pasaron un poco mal. Allí nos encontramos con otras dos cordadas, pero esta cascada es ancha y permite varios itinerarios. Una de las cordadas eran "conocidos" pues habíamos coincidido con ellos en Noruega el año pasado.

Me abro una línea fácil para calentar y para q gente q no ha escalado nunca o lo ha hecho poco le den un poquito, así pues primero Isra y luego Robert la repiten. Sofía dice q otro día se anima, pero tanto ella como Isra se tenían q ir y todavía quedaba la vuelta, Robert se va con ellos pues teme quedarse con menos dedos en los pies q Juanito. Pero bueno, ya anda detrás de pillarse unas plásticas o algo similar.

Kike se abre otra línea por la izda, mucho más vertical, q le obliga a dar lo mejor de si mismo, esa la repetiría yo en top sin dragoneras y quitando los tornillos. De mi boca salieron frase como: "sin dragoneras no soy nadie". La verdad es q Bea no se lo que hizo, no me acuerdo, supongo que la fácil la haría y la otra no se. Es q la nochevieja posterior en Tudela me hizo olvidar algunos detalles. Bueno q lo cuente ella en un comentario, jejeje.

La vuelta se hizo más pesada aún, en la carretera la nieve hacia jodida la progresión y nos hundíamos por encima del tobillo, menos mal q encontramos un trineo abandonado, pusimos la mochilas y nos entretuvimos tirando del invento.


Venga a continuación algunas foticos para ilustrar la historia.

Detalle de la aproximación. La foto está hecha a media subida hacia el collado, se puede apreciar la carretera, el Golobar y a Kike y Robert descansando:


Kike y Robert en posición "pseudoaerodinámica" suben hacia el collado:


Isra en sus primeros pasos en hielo:


Robert escalando y preguntándose si el año nuevo le va a traer unas amputaciones de dedos:


Kike abriéndose La Ola por su variante más difícil:




Natxo desmontando la vía abierta por Kike:





Haciendo el gañán con el trineo:

1 comentario:

kike dijo...

Vaa día aquel... qué pateo, qué frio, y qué trineo!!!!!!
Jajajajaja
Ahora te quedan la noxevieja tudelana, el perro que fuma(o el 3ºhermanito?), Noruega-2009... cuanto trabajo acumulado!